Buena noticia de fin de año: Barcelona dice adiós al glifosato!

Salamandra celebrando el fin del uso del glifosato en su parque ;-)

SALAMANDRA CELEBRANDO EL FIN DEL USO DEL GLIFOSATO EN SU PARQUE 😉

Dejamos el año 2015 con una muy buena noticia: tanto el Ayuntamiento como la Diputación de Barcelona deciden por unanimidad la eliminación del uso del herbicida glifosato en sus zonas verdes, atendiendo a las mociones presentadas por varias organizaciones, entre ellas Ecologistas en Acción.

Y es una gran noticia porque se reducirá la exposición de la población a un contaminante hormonal al que los estudios científicos relacionan contoxicidad subaguda y crónica, anomalías en el esperma y trastornos reproductivos y que, además, ha sido declarado como probable cancerígeno para humanos por la Organización Mundial de la Salud. Losgrupos más vulnerables a sus efectos son los niños, las mujeres embarazadas y los enfermos crónicos. También afecta gravemente a los ecosistemas naturales, ya que es muy soluble en agua y pasa a los acuíferos, que están gravemente contaminados.

La patente del glifosato de Monsanto, el famoso “Roundup” expiró en 2000, pero su principio activo aún está en el mercado bajo numerosas marcas. En nuestro entorno, el uso de este herbicida es habitual a dosis presuntamente “controladas”, para matar “malas hierbas” y arbustos en jardines, zonas infantiles, carreteras o vías de tren. Pero, ya sabemos que para un disruptor endocrino (EDC) no existe una dosis segura y los datos muestran su presencia en nuestros acuíferos (11 acuíferos catalanes están contaminados, con concentraciones medias de 0.11 µg/L), en nuestros cuerpos (en orina y en la leche materna), e incluso en el aire, sin que la población haya tenido conocimiento de los riesgos.

En lugares de agricultura industrial, con transgénicos resistentes a este herbicida, el glifosato se fumiga extensivamente, causando graves daños en la población lugareña, como defectos de nacimiento y cáncer, entre otros (ver estudio de cultivo de soja en Argentina). El glifosato de estos cultivos llega a nosotros como residuo en alimentos o en materiales como el algodón.

 

Existen alternativas viables

En nuestros municipios, existen alternativas ecológicas y sencillas al uso del glifosato. Cada vez más ayuntamientos están aceptando mociones como la presentada en Barcelona y se están comprometiendo a desarrollar una jardinería ecológica, sin pesticidas químicos, con más trabajo humano y evitando especies no adaptadas al medio. También se están comprometiendo a realizar campañas informativas para evitar el uso privado de estos pesticidas y a estudiar los efectos en la salud de los profesionales de la jardinería y de la agricultura, que son los que mayor exposición sufren. De hecho, el comité de empresa de Parques y Jardines de Barcelona ha sido uno de los promotores de la moción.

Como con otros tantos problemas de salud y ambientales (dimensiones que van absolutamente unidas), la población civil se está encargando de dar los pasos necesarios para eliminar este tóxico de su entorno ante la falta de actuación de las autoridades españolas y europeas en torno a los contaminantes hormonales (basta recordar el juicio a la Comisión por su falta de actuación contra los contaminantes hormonales en biocidas y la bochornosa actuación de la EFSA en referencia al glifosato, ambas recogidas en dos posts de este blog).

 

Campaña para conseguir municipios sin glifosato

Queremos que la lucha contra la contaminación química sea un objetivo para el año 2016. El primer paso, va a ser la lucha contra el glifosato en nuestros pueblos y ciudades, para lo que daremos información en nuestro blog sobre su toxicidad, los avances legales, así como modelos de mociones que podréis presentar en vuestros ayuntamientos.

Pero queremos que el glifosato sea la punta de lanza para dar a conocer otros pesticidas que quedan como residuos en nuestros alimentos, en el agua o en el aire y para desarrollar una agricultura ecológica.

Ponte en contacto con nosotras a través del mail nobiocidas@gmail.com para preguntar cualquier duda de cómo presentar una moción a tu ayuntamiento, o si quieres cualquier información.

Moción presentada al ayuntamiento de Barcelona 

Moción presentada a la Diputación de Barcelona 

¡Feliz 2016!

FUENTE

Hola,

¡¡Por fin una buena noticia de la campaña!!

Ayer el Parlamento Europeo aprobó por una gran mayoría (603 votos a favor, 86 en contra, 5 abstenciones) una resolución pidiendo a la comisión que no autorice que se sigan fabricando artículos de PVC reciclado que contienen DEHP: http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//NONSGML+TA+P8-TA-2015-0409+0+DOC+PDF+V0//EN

La resolución no es vinculante pero es una importante llamada de atención a la Comisión, sobre la necesidad de regular los EDC.
La decisión sobre esta autorización al uso de DEHP en PVC reciclado la toma la Comisión después de oír a los comités científicos de la ECHA (el Comité de Evaluación de Riesgos (RAC) y el Comité de Evaluación Socio Económico, favorable a la autorización). Ahora la Comisión tiene que escuchar al Comité REACH (formado por representantes de los Estados Miembro).

Este último Comité se reúne del 8 al 10 de diciembre para decidir sobre esta autorización y también decidir si 4 ftalatos (DEHP, DIBP, DBP, BBP) se consideran EDC para la salud humana. La consideración como EDC facilitaría su restricción en todos los artículos de consumo.

Este último tema se ha discutido ya en reuniones anteriores del Comité REACH y desafortunadamente, España ha bloquedo, junto a Italia, Alemania y Reino Unido que se condieren EDC.

Hoy hemos enviado una nota de prensa sobre esto (ver más abajo), que os agradeceríamos que difundierais, para aumentar la presión sobre el Ministerio de Sanidad.

Un abrazo,

Dolores Romano
Responsable de políticas de sustancias químicas de Ecologistas en Acción

26 de noviembre de 2015

Ecologistas en Acción pide al Ministerio de Sanidad que no bloque la regulación de cuatro ftalatos, importantes contaminantes hormonales

En una carta remitida a la Subdirectora General de Salud Pública, Doña Micaela García Tejedor, Ecologistas en Acción ha pedido al Ministerio de Sanidad que apoye, al igual que la mayoría de países europeos, la consideración y regulación de cuatro ftalatos (DEHP, DIBP, DBP y BBP) como alteradores hormonales

Los ftalatos son un grupo de sustancias químicas tóxicas que ocasionan daños a la salud reproductiva de los seres humanos. Debido a la capacidad de cuatro de estas sustancias (DEHP, DIBP, DBP y BBP) de alterar el sistema hormonal, Dinamarca ha propuesto que estas sustancias se consideren y se regulen en Europa como alteradores hormonales (también llamados disrutprores endocrinos o EDC en sus siglas en inglés).

Los ftalatos son plastificantes que se utilizan en todo tipo de artículos de consumo, sobre todo, aquellos fabricados con PVC (textiles, calzado, mobiliario, artículos de jardinería, etc). También se encuentran en pinturas, productos cosméticos y fragancias.

El órgano europeo que decide si se consideran alteradores hormonales es el Comité REACH, donde están representados todos los Estados miembros. En su última reunión en octubre de 2015, el Comité aprobó la consideración del DEHP como disruptor endocrino para el medio ambiente, pero el rechazo de España, representada por el Ministerio de Sanidad, junto al de Alemania, Italia y Reino Unido, formó una minoría de bloqueo, por lo que no se pudo aprobar la propuesta danesa, apoyada por el resto de países de la Unión.

Todos los Estados miembro reconocen que el DEHP es un alterador hormonal tanto para la fauna silvestre como para la salud humana. El Ministerio de Sanidad justifica su rechazo en que estas sustancias ya están reguladas por su toxicidad para la reproducción y, por tanto, no es necesaria una regulación adicional.

Sin embargo, la consideración de una sustancia como alterador hormonal tiene una gran importancia a la hora de regularlos en la Unión Europea. Los EDC, a diferencia de las sustancias tóxicas para la reproducción, se consideran sustancias sin umbral de exposición seguro y, por tanto, la única vía de reducir la exposición de la población y del medio ambiente es su eliminación. De hecho, Dinamarca y la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) están preparando una propuesta de restricción de estos cuatro ftalatos, que presentarán a principios de 2016.

En caso de ser considerados alteradores hormonales, la restricción de estos ftalatos será mucho más fácil que si solo se consideran sus efectos como tóxicos para la reproducción, ya que se tendrán en cuenta los efectos relacionados con sus propiedades de alteración endocrina (cáncer de mama y testículos, daños al desarrollo del sistema neurológico y daños al sistema inmune, entre otros).

Varios estudios han puesto de relieve la elevada exposición de la población española a estas sustancias. Según el estudio de biomonitorización europeo Democophes, los niños españoles tienen niveles de DEHP un 150% más elevados que la media Europea, solo inferiores a los niveles presentes en los niños de Rumanía, Polonia y la República de Eslovaquia.

La principal consecuencia práctica del rechazo del Ministerio de Sanidad a la consideración de los cuatro ftalatos como sustancias EDC es que se dificultará su restricción y, por tanto, se facilitará que sigan las importaciones de artículos de consumo que contienen estos tóxicos. Por ello, pedimos a las autoridades españolas que apoyen la consideración de los fatlatos como sustancias que alteran el sistema hormonal de los seres humanos durante la próxima reunión del Comité REACH, que tendrá lugar del 5 al 10 de diciembre.

Más información: Dolores Romano, responsable de Químicos de Ecologistas en Acción, 659 821 344

NUESTRO FUTURO ROBADO

 

NUESTRO FUTURO ROBADO “Por algunos intrusos inadvertidos” Para completar la serie de artículos sobre los peligros que los contaminantes químicos pueden suponer para la salud humana y para la del medio ambiente me voy a referir a un término que parece muy extraño, pero que, sin embargo, resulta de gran interés para la salud de nuestra vida y la de nuestros nietos ¿Qué son los disruptores endocrinos? Desde mediados del siglo XX numerosas especies animales, muy diferentes entre sí y localizadas en diferentes áreas del planeta, están sufriendo alteraciones en su sistema hormonal debido a la exposición a sustancias químicas artificiales, componentes de numerosos productos de uso cotidiano. Estas alteraciones incluyen la pérdida de la capacidad reproductora, mortandades masivas, deformaciones en órganos reproductores, comportamientos sexuales anómalos y disminución del sistema inmunológico de las especies afectadas causadas por sustancias químicas diversas. Son sustancias químicas que alteran el desarrollo y el funcionamiento normal de los órganos sexuales. La voz de alarma: eventos reveladores del problema En 1952, se documentó la pérdida del instinto natural de apareamiento y cría en las águilas calvas de Florida (USA), determinándose que un 80% de las águilas eran estériles. A finales de 1950, las nutrias prácticamente desaparecieron de los ríos de Inglaterra. A mediados de los 60, las hembras de visón de las granjas cercanas al Lago Michigan (Grandes Lagos, USA), no parían o perdían sus crías al poco tiempo. El problema se relacionó con la presencia de PCBs en el pescado con el que los alimentaban, procedente del Lago Michigan. Recordar que los bifenilos policlorados (PCBs) son unos compuestos pertenecientes a la llamada docena sucia, ya comentada en otro artículo. En 1970, se observó que el 80% de los polluelos de gaviotas argénteas del Lago Ontario (Grandes Lagos, USA) moría antes de salir del huevo y algunos presentaban deformidades muy similares a las observadas en pollos tratados con dioxinas en experimentos de laboratorio. A principios de los 70, se documentó que hembras de gaviota occidental del sur de California (USA) formaban pareja con otras hembras. Anfibio con malformación. A finales de los años 80, se descubrió que sólo el 18% de los huevos de caimanes del Lago Apopka de Florida (USA) eran viables y además la mitad de las crías morían antes de los 10 días. El 60% de los machos presentaban penes anormalmente pequeños, esto es, caracteres femineizados. Las hembras adolescentes presentaban deformaciones en los ovarios y su nivel de estrógenos en sangre era el doble de lo normal 10 años antes; se había producido un vertido incontrolado de los insecticidas dicofol y DDT desde una fábrica hacia el lago. A principios de los 90 los delfines del mar Mediterráneo sufren una mortandad masiva ocasionada por una infección vírica. Se observa que los animales muertos presentan concentraciones de PCBs entre dos y tres veces superiores a las de los animales sanos. En los años 90 en Inglaterra se observa la feminización de peces que vivían a la salida del vertido de depuradoras de aguas municipales. Estos peces presentaban anormalidades que no se encontraban en peces que vivían aguas abajo. Se sospechó que la causa podía estar relacionada con la presencia de unas sustancias químicas procedentes de la degradación de detergentes y plásticos

 

SIGUE AQUI

Endometriosis y tóxicos

El número de mujeres que se estima que pueden tener endometriosis oscila entre el 10 y el 15% de las que se encuentran en edad reproductiva. Estamos, pues, ante un problema de salud que tiene una muy notable incidencia ( y eso que es probable que en muchos casos se esté dando una subestimación por una serie de razones ).

El problema, en este caso en la pared abdominal

 

El problema, en este caso en la pared abdominal

Los síntomas asociados a la endometriosis pueden ser muy diversos y van desde los fuertes dolores en la  parte inferior del abdomen ( que es el síntoma más frecuente ) , especialmente intensos antes y durante los periodos menstruales, a la fatiga o los problemas de la vejiga , intestinales o inmunológicos (como las alergias, eczemas, intolerancias alimentarias,…), por ejemplo. No debe tampoco pasarse por alto que una de las consecuencias más serias de esta enfermedad es su vinculación con la  infertilidad femenina.  Entre un 30 y un 50%  de las mujeres con problemas de fertilidad tienen endometriosis, según las fuentes consultadas.

Una de sus consecuencias más radicales es que muchas veces fuerza a la realización de una histerectomía , privando a las mujeres de uno de sus más sagrados órganos. Miles de mujeres se ven forzadas a ello cada año.

Además, como suele acontecer con otras enfermedades para las que, como sucede con esta, existen más que probables vínculos ambientales (y parece que con un muy escaso peso de lo genético), la incidencia de la endometriosis parece estar creciendo. Antes de 1921 solo se habían publicado 20 informes sobre esta enfermedad en la literatura científica mundial y, al margen de la imperfección de los datos que pudieran existir hace tiempo, parece evidente que la enfermedad ha crecido de forma muy considerable desde la Segunda Guerra Mundial (cuando, por cierto, comenzó de veras la expansión de la industria química planetaria).

La enfermedad se produce cuando, por una serie de razones, tejido del tipo del que únicamente debiera encontrarse recubriendo el interior del útero , crece fuera del lugar en el que naturalmente debiera encontrarse. Por ejemplo, en el exterior del útero, en los ovarios, en las trompas de falopio , en la vejiga, en los intestinos,… o incluso en zonas más distantes como pueda ser un brazo o los pulmones. En el útero ese tejido acabará siendo expulsado con la menstruación, pero fuera de su sitio esa opción no existe y se generan una serie de problemas.

Siempre es complejo establecer una causa para muchas enfermedades. Muchas dolencias no tienen una sola causa. Pero es evidente que , sola o en compañía de otras causas, según un creciente número de estudios científicos que se están realizando, la presencia de una serie de sustancias químicas que pueden tener serios efectos de alteración del equilibrio hormonal de los cuerpos femeninos, puede estar desempeñando un importante papel en el inicio y en el posterior desarrollo de la enfermedad.

Es un hecho científicamente constatado que en los cuerpos de los hombres y mujeres de los países occidentales existe un vasto número de sustancias químicas contaminantes que no existían en nuestros organismos hace tan sólo unas décadas. Y cada vez más estudios no sólo confirman ese hecho sino que establecen que esas sustancias, a los niveles “bajos” de concentración a los que normalmente son detectados en buena parte de la población, pueden tener notables efectos biológicos, causando una serie de desarreglos. Ello se ha visto para muchas enfermedades. Y la endometriosis no tiene por qué ser una excepción, máxime cuando muchos de los contaminantes referidos tienen la cualidad de ser alteradores del equilibrio hormonal, y la endometriosis en una enfermedad en la que un incorrecto funcionamiento de los sistemas inmune y endocrino parecen tener mucho que ver.

Existen diversas teorías acerca de la mecánica de la endometriosis. Una, por ejemplo, postula que las células del endometrio migrarían fuera de ése órgano a través de diversas posibles vías. Otra, conscientes de que las células del endometrio y las células que revisten el peritoneo (fuera del útero) proceden de las mismas células precursoras durante el desarrollo embrionario, postula que una alteración de las células precursoras en etapas muy tempranas puede hacer que haya fuera del útero células que han evolucionado de una forma inadecuada y que luego se comportan como las del endometrio respondiendo a los mismos estímulos hormonales. Pero ninguna de estas tesis cierra precisamente la puerta a que , en cualquiera de los casos, un desarreglo de las señales químicas pudiera favorecer lo que sucede.  Máxime si tenemos en cuenta que , como ya se ha dicho, muchos contaminantes tienen efectos de alteración hormonal. Sabiendo el papel de los estrógenos en la endometriosis no es tan dificil comprender lo que puede representar el que nuestros cuerpos estén llenos de sustancias artificiales , unas en una concentración, otras en otra que , por ejemplo, puedan tener efectos estrogénicos o anti-estrogénicos, según las sustancias o los casos.

Tampoco el incorrecto funcionamiento del sistema inmune contribuye a alejar la sospecha de la influencia de las sustancias contaminantes, ya que se sabe perfectamente que uno de los principales efectos de estas sustancias, en algún caso de las mismas que diversos estudios han asociado a la endometriosis es, precisamente, el de dañar el sistema inmunológico de un modo u otro.

Pero al margen de las especulaciones que pudieran hacerse con más o menos base hay una serie de hechos claros y demostrados que pasamos a comentar.

Diversos estudios científicos han establecido una asociación, en algunos casos muy fuerte, entre la presencia de una serie de sustancias tóxicas muy frecuentes en el mundo industralizado, y la endometriosis. Tan frecuente es la presencia de estas sustancias contaminantes en los organismos de las personas que puede afirmarse que prácticamente nadie se libra de tenerlas en sus cuerpos.

Entre estas sustancias cabe destacar las dioxinas, los furanos y los PCB,s o policlorobifenilos. Las dioxinas , por ejemplo, son sustancias cancerígenas que actúan como alteradoras del equilibrio hormonal y que son liberadas , entre otras cosas, cuando se incineran plásticos de algunos tipos. También determinadas industrias las emiten o vierten a la atmósfera, aguas o suelos (por ejemplo algunas fabricantes de plásticos, cementeras o papeleras) . Son muy persistentes en el medio y se acumulan en los seres vivos, llegando a los seres humanos en especial a través de la dieta.

los PCBs son un grupo muy amplio de sustancias -más de 200- que se usaron muy ampliamente como refrigerantes en transformadores eléctricos, lubricantes, fluidos hidráulicos, aceites aislantes, productos ignífugos para maderas, pinturas,… Son sustancias altamente persistentes y bioacumulativas por lo que, a pesar de haberse prohibido en muchos paises, siguen presentes en los seres vivos. De modo que hoy en día, probablemente,  la mayor vía de exposición humana a estos productos químicos sea a través de la alimentación. Entre los PCBs hay sustancias que son neurotóxicas, anti-tiroideas e inmunotóxicas, sobre todo cuando la exposición se da en el periodo embrionario.

Muchos de estos tóxicos pueden llegar a nosotros a través de los más diversos productos contaminados (pescado, carne, leche,…) y se sabe que pueden causar efectos a niveles muy bajos de concentración. Un consejo muy general que podría darse en aras de la prevención es evitar la ingesta excesiva de grasas animales ya que este tipo de tóxicos suelen acumularse en el tejido graso. En cualquier caso, como antes se decía, casi todo el mundo tiene presencia de estos contaminantes en sus cuerpos.

Se han realizado las más diversas investigaciones que muestran que estas sustancias pueden contribuir al desarrollo de la endometriosis, tanto en animales como en personas.

En 1993, un estudio  constató que un grupo de macacos a los que se había alimentado uños años con una dieta contaminada con niveles bajos de dioxinas mostraba una muy fuerte incidencia de la enfermedad, de más del doble de las que no habían recibido esa alimentación  ( Rier S. et al. 1993. Endometriosis in Rhesus monkeys (Macaca mulatta) following chronic exposure to 2,3,7,8-tetrachlorodibenzo-p-dioxin. Fundams Appl Toxicology 21: 433-441 ). El estudio se prolongó en otro , años después, que mostró que la endometriosis también tenía una mayor incidencia entre aquellos animales que habían tenido una mayor exposición a PCBs afines a las dioxinas ( Rier S. et al. 2001.Serum levels of TCDD and dioxin-like chemicals in Rhesus monkeys chronically exposed to dioxin: correlation of increased serum PCB levels with endometriosis. Toxicol Sciences 59: 147-159 )- Conviene resaltar que los niveles de contaminantes en los monos aludidos son semejantes a los que se encuentran en personas.

Se realizaron además más experimentos complementarios que constataron como la dioxina favorecía el crecimiento de células endometriales fuera del útero en roedores o  monos  y diversos factores que podían influir (como los que se analizan en el artículo “Dioxinas y endometriosis: una hipótesis plausible” , publicado en enero de 2002 en la revista Environmental Health Perspectives).

 Resultados semejantes a los obtenidos en animales se han visto en las mujeres. Por ejemplo, un estudio realizado sobre mujeres que estuvieron expuestas a la contaminación por dioxinas del famoso accidente industrial de Seveso, en Italia, tenían el doble de incidencia de endometriosis que las que no tuvieron ese nivel de exposición. Un estudio  israelita mostraba que las mujeres con endometriosis tenían una mucho mayor probabilidad de tener niveles detectables de dioxinas ( “Dioxin concentrations in women with endometriosis”. Human Reproduction (12) 1997) )

Teniendo en cuenta la amplia exposición a las dioxinas en el mundo actual, es probable que en aras de la prevención del inicio de la enfermedad así como del afán de reducir su expresión una vez iniciada, debiera hacerse lo posible por reducir la exposición de las mujeres a estos contaminantes. Las dioxinas son además un grupo de sustancias que han sido ligadas , en mayor o menor medida, como en parte ya se ha dicho, a otros diversos problemas de salud que van desde la supresión del sistema inmune al linfoma no hodkiniano, pasando por el sarcoma de los tejidos blandos, hepatitis, alteración de los ratios sexuales, diabetes, cáncer de mama, problemas tiroideos, baja fertilidad, y una larga lista.

Sobre los PCBs y su asociación con la enfermedad se han publicado artículos muy contundentes. Uno de los más claros fue el  publicado en la revista Human Reproduction ,  que mostraba unos incrementos de riesgo realmente muy considerables , del orden de varias veces superiores, en función de si las mujeres tenian en sus cuerpos una determinada presencia de algunas de estas sustancias.

Hay otros estudios que ligan la endometriosis con otros determinados contaminantes con efectos semejantes a los de los estrógenos . Por ejemplo , el cloro difenil éter o   el pesticida metoxicloro que se ha visto que favorece el crecimiento de las células de endometriosis en roedores  .

Pero lo cierto es que los contaminantes que pueden tener efectos más o menos semejantes son muchos y con frecuencia se encuentran en los cuerpos de la mayoría de las mujeres occidentales formando complejos “cócteles” químicos. Son alquilfenoles presentes en detergentes, pesticidas que han sido ampliamente usados en España como el endosulfán , componentes de plástico y resinas epoxi como el famoso bisfenol A,… y otras muchas sustancias, cuya posible contribución a la endometriosis debiera ser profundamente estudiada (para determinar si existen las  asociaciones que se han encontrado en otros compuestos).

Uno de esos tipos de sustancias ampliamente utilizadas y presentes en innnumerables productos de uso cotidiano y , como no, detectados en la sangre de la mayor parte de los occidentales, son los ftalatos.

Sobre los ftalatos y la endometriosis se ha realizado algún estudio científico ,encontrando una asociación entre la presencia de estas sustancias y la enfermedad ( Corbellis L et al (2003) High plasma concentrations of di-(2-ethyl-hexul)-phtalate in women with endometriosis.Hum Reproduction; 18 (7): 512-519  ). Sobre ftalatos y sus efectos en general les recomiendo consultar este artículo en este mismo espacio en la red, para que se percaten de lo amplia que es la exposción a estas sustancias.

Resultan curiosos algunos datos , como los que asocian una ligera mayor incidencia de la enfermedad a un comienzo temprano de la edad de la menstruación , si tenemos en cuenta que existen diversos indicios que ligarían en algún caso tales signos de adelanto con la exposición a diversas sustancias como los ftalatos.

 Además, las mujeres con Endometriosis tienen un mayor riesgo de padecer otros problemas que , en mayor o menor medida, también han sido asociados por su parte a la exposición a una serie de sustancias contaminantes. Ya aludimos antes al mayor riesgo de infertilidad, por ejemplo. La infertilidadfemenina ha sido ligada por innumerables estudios científicos a diversos contaminantes hormonales, éteres de glicol, compuestos perfluorados, pesticidas, PCBs,… y muchas otras sustancias. También otros problemas para los que las afectadas por endometriosis tienen un mayor riesgo, tales como elcáncer de ovario, cáncer de mama , el melanoma o el linfoma no-hodkiniano, han sido cada uno por su cuenta, asociados a la exposición a los más diversos contaminantes. Lo mismo sucede con otros problemas a los que las afectadas de endometriosis serían más propensas que van desde elasma, a las sensibilidades químicas, pasando por las enfermedades auto-inmunes. Todas estas cosas, curiosamente, pueden tener el denominador común de la exposicíón a sustancias químicas tóxicas.

Además de los contaminantes químicos, hay otros contaminantes que han sido asociados a la endometriosis. Por ejemplo, las radiaciones. También fueron los sufridos macacos los que hubieron de padecer las consecuencias que deberían servir, pero que probablemente no  han servido debidamente hasta ahora, para advertir a las mujeres sobre los riesgos ambientales asociados a su enfermedad. Los experimentos realizados mostraron como la exposición a radiaciones incrementaba dramáticamente el riesgo de desarrollar esta enfermedad .

En resumen, por lo que se sabe, es probable que tanto para prevenir la enfermedad, como para propiciar la mejoría de las mujeres que ya la tienen, y atendiendo a un principio de precaución inexcusable, se proceda a timar todas las medidas de concienciación, investigación, legislación, etc. que redunden en garantizar la reducción de la exposición de la población femenina a una serie de contaminantes.

SI USTED JUZGA IMPORTANTE QUE SE TRABAJE PARA CONCIENCIAR ACERCA DE ESTOS RIESGOS Y POR CONSEGUIR QUE SEAN MINIMIZADOS ÚNASE A NOSOTROS

 LINK A UNA ASOCIACIÓN DE ENDOMETRIOSIS QUE DENUNCIA VÍNCULO CON TÓXICOS :

 http://www.endometriosisassn.org/environment.html

LECTURA RECOMENDADA (por ser una buena síntesis de lo que sabe la ciencia al respecto): Endometriosis: Peer-Reviewed Analysis (CHE)

IMPACTO SOCIAL DEL USO DE LOS PLAGUICIDAS QUÍMICOS EN EL MUNDO

UNIVERSIDAD DE MATANZAS “Camilo Cienfuegos” Facultad de Agronomía

INTRODUCCIÓN Con el desarrollo de la humanidad el hombre ha sido capaz de dominar la naturaleza, sin embargo en la actualidad, cuando se viene desarrollando un vertiginoso progreso científico técnico, corre el riesgo ese altísimo desarrollo que debe estar dirigido a mejorar cada día el bienestar del hombre sean utilizados en contra de la naturaleza y por tanto conlleve a la destrucción de ese propio hombre y las futuras generaciones. Existen ejemplos evidentes de la acción destructiva del hombre sobre su entorno a través de los años, el hombre es el máximo responsable por lo que debe evitar por todos los medios la ruptura del equilibrio ecológico antes de que sea demasiado tarde. En la última década los temas sobre ecología son frecuentes en congreso y eventos internacionales además son noticia en los medios de difusión en el mundo, la desaparición de las especies, la desertificación, la contaminación de los mares, la degradación de los suelos, la lluvia ácida, el efecto invernadero, la calidad de la vida, constituyen objeto de análisis y debates permanentes por lo que se ha convertido más que una preocupación social en un problema mundial y son analizados por los gobiernos de muchos países. Los riesgos de una catástrofe ecológica se relacionan cada vez más con la desaparición del hombre de la faz de la tierra. El hombre lejos de perseguir su creciente afán de dominar la naturaleza debe intentar utilizar la ciencia para descifrar sus misterios y enigmas con el objetivo de comprender mejor los fenómenos que en ella ocurren e intentar convivir libremente en armonía con ella tratando de afectarla lo menos posible con las transformaciones que necesita hacer la sociedad para desarrollarse.(Díaz,1999) Ya en los finales del siglo pasado, ante las dificultades encontradas por el hombre en dominar las múltiples formas en que las plagas lo atacaban y asediaban, tuvo que recurrir a los medios químicos, es decir, a los plaguicidas. El advenimiento del siglo XX marcó un apogeo en el desarrollo de la ciencia y la técnica de la humanidad, que revolucionó nuestras relaciones con la naturaleza. Dentro de los logros de la ciencia y la técnica de este siglo se conformó un inmenso arsenal de plaguicidas químicos que asegurarían el aumento de las cosechas. La química orgánica de los plaguicidas, nacida hace algo más de 30 años, puso en sus manos las más mortíferas armas químicas para la lucha contra las plagas, jamás soñadas por el hombre. Plaguicidas: Es la terminología que se emplea para definir todos aquellos productos químicos inorgánicos, orgánicos naturales u orgánicos sintéticos que se utilizan para la eliminación de todos aquellos organismos que nos originan daños o compiten con nosotros en la obtención de productos agrícolas, ya sea en el propio campo o después de almacenado. Los plaguicidas incluso en concentraciones muy pequeñas son muy tóxicos para crustáceos, puesto que se utilizan en la Agricultura, al ser acarreados por las aguas causan la muerte de los peces, algunos de éstos productos son cancerígenos. Márquez,1999 Desde el punto de vista preventivo y remedial, la lucha química (plaguicidas) es uno de los métodos más efectivos que posee el hombre para defenderse de sus enemigos, debido a que produce beneficios a corto plazo. Sin embargo este método de lucha, aplicado indiscriminadamente o por su efecto acumulativo provoca diversos impactos tales como desbalance ecológico, contaminación ambiental, intoxicaciones y daños severos a la salud humana por solo citar algunos. Es por ello, que los objetivos de nuestro trabajo están encaminados a: 1. Abordar algunos de los impactos sociales ocasionados por el uso indiscriminado de los plaguicidas. 2. Reflejar las diferentes alternativas que se están utilizando el mundo para contrarrestar sus efectos

SIGUE AQUI