Estrés y Endometriosis

No se puede negar la asociación entre estrés y endometriosis. Hay estudios que demuestran la conexión entre estrés y sistema inmunológico, donde se observa el incremento tanto de células inflamatorias como de factores que median el proceso inflamatorio en el peritoneo de animales de laboratorio y de pacientes con la enfermedad.

También se tiene conocimiento entre la asociación de estrés y depresión. En el caso de la depresión se ha involucrado a moléculas como serotonina, norepinefrina y dopamina, lo cual se asocia con una alteración de los neurotransmisores. Se ha encontrado que en los estados depresivos hay flujos sanguíneos anormales incluyendo hipoperfusión del sistema límbico y la corteza pre-frontal. Además los pacientes depresivos tienen disminución del metabolismo de la glucosa en diversas regiones cerebrales. Por otra parte la depresión se ha asociado con la producción excesiva de citoquinas pro-inflamatorias como la interleuquina – 1β que pueden disminuir la disponibilidad de precursores de los neurotransmisores.

Esto contribuye a la comprensión de como el estrés puede afectar la severidad de la enfermedad.

Es por esto que la visión del tratamiento de la endometriosis debe ser integral tratando de cubrir la gran mayoría de factores relacionados. La actividad física aeróbica, yoga, meditación, psicoterapia y otras acciones, son útiles como procedimientos complementarios cuya finalidad es el bienestar general de la mujer.

FUENTE