Endometrioma ovárico

Los endometriomas suelen presentarse como una masa pélvica que surge del crecimiento del tejido endometrial ectópico, dentro del ovario. Normalmente contienen líquido de color marrón grueso, parecido al alquitrán (de ahí el nombre de “quiste de chocolate”) y estan, a menudo, densamente adheridos a las estructuras circundantes, como el peritoneo, las trompas de Falopio, y los intestinos.

Un endometrioma puede estar asociado consíntomas de la endometriosis (por ejemplo, dolor pélvico, dismenorrea y dispareunia) o identificado en el momento de la evaluación de una masa pélvica o infertilidad. Una mujer con un endometrioma inicialmente puede presentar signos peritoneales, un  elevado recuento de glóbulos blancos y fiebre de bajo grado, similar a los pacientes con enfermedad inflamatoria pélvica aguda o apendicitis.

ginecologiaLa patogénesis de los endometriomas no está clara. Una hipótesis es que el paso retrógrado de la sangre menstrual o el  desprendimiento de la endometriosis implanta depósitos en el ovario, provocando la nvaginación progresiva de la corteza ovárica sobre estos depósitos, y conduciendo entonces a la formación de un endometrioma, que es en realidad un pseudoquiste. El contenido del quiste de los endometriomas contiene altas concentraciones de hierro, presumiblemente del sangrado crónico en el quiste, posiblemente en el momento de la menstruación.

Se requiere una Histopatología para hacer un diagnóstico definitivo de un endometrioma. Sin embargo, un diagnóstico clínico, a menudo, se puede hacer con un alto grado de certeza en una mujer con diagnóstico histológico de endometriosis y una masa anexial, ya que el 50 por ciento de las mujeres con endometriosis desarrollan endometriomas, lo que suele ser bilateral.

El ultrasonido es útil para apoyar el diagnóstico clínico del endometrioma, pero de valor limitado para el diagnóstico o determinación de la medida de la endometriosis en otros sitios, ya que carece de resolución adecuada para la visualización de adherencias e implantes superficiales de ovario/peritoneal. Sin embargo, cuando hay signos ecográficos sugestivos de endometriomas, es probable que los signos (moderados o severos) de endometriosis estén presentes, por lo tanto, si el problema que se presenta es el dolor, la cirugía puede ser requerida para el alivio del mismo.

FUENTE