En lo últimos años, se ha hablado mucho de la necesidad de fortalecer y trabajar el suelo pélvico para facilitar el parto y las complicaciones del posparto, pero también para evitar alteraciones comunes como la incontinencia urinaria, o llegar a tener unas relaciones sexuales más plenas. ¿Sabéis qué ejercicios debéis hacer?