image

Disruptors endocrins: tòxics en el nostre menjar i productes d’us diari. Què són, com ens afecten, on trobar-los i com evitar-los

13851313358455

Hombres disruptoresFuente odontología-holistica.com

¿Qué son los disruptores endocrinos? ¿Como nos afectan? ¿Dónde se encuentran? Asistimos en las últimas 4 décadas a un incremento de los casos de sobrepeso, obesidad y diabetes que no se explica únicamente con los cambios dietéticos y de hábitos de vida de la población (1). Al mismo tiempo se está observando un incremento en los diagnósticos decánceres hormonodependientes como el de mama, endometrio, ovario, testículo, próstata y tiroides en humanos y alteraciones en múltiples especies animales (2). Existen factores externos que están afectándonos a nosotros y a todas las especies del planeta, y los disruptores endocrinos están en el punto de mira como los más probables responsables. Hoy repasaremos entre otras cosas el documento The State of the Science of Endocrine Disrupting Chemicals 2012 elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) destinado a clarificar los datos existentes a fecha 2012 sobre los potenciales peligros para la salud y medio ambiente de los químicos disruptores hormonales. (version reducida mas fácil de leer aquí)

Los disruptores endocrinos (EDCs) neuroendocrinos son sustancias químicas artificiales o naturales que por su pequeño tamaño (pueden ser similares en estructura a las hormonas o no) tienen efectos hormonales en casi todos los seres vivos. Inicialmente se creía que se trataba sólo de efectos estrogénicos (hormonas femeninas) y que actuaban sobre el sistema reproductor, pero actualmente se sabe que afectan a todos los tipos de hormonas, tanto sexuales (estrógenos, andrógenos y progestagenos) como tiroideas, corticoideas, hipotalámicas, hipofisarias y sobre receptores de neurotransmisores como la serotonina, noradrenalina, dopamina (1) y el sistema inmunitario (2). Como vimos hace 15 días en la entrada sobre psiconeuroinmunologia, el sistema endocrino, el nervioso y el inmunitario están íntimamente relacionados. La mayoría de los disruptores endocrinosfuncionan a dosis muy pequeñas como las hormonas. Sus efectos pueden ser de activar (agonistas) o bloquear (antagonistas) la acción de las hormonas, de una o varias a la vez. También aumentar su síntesis o su metabolismo.

De todos los químicos que se usan en productos del día a día incluido cosmética y alimentación, de los 100.000 químicos creados por el hombre, la mayoría no se han evaluado en absoluto. De unos 800 se sabe o se tiene alta sospecha de que actúan como disruptores endocrino (ver cuadro resumen al final de la entrada). A pesar de esto, sólo de unos pocos de estos 800 se ha evaluado su seguridad y aptitud para uso humano y para el medio ambiente, y en muchos casos los resultados han mostrado toxicidad para los organismos vivos. Incluso con estos datos, muchos todavía se siguen utilizando y lo peor es que se siguen aprobando sustancias sin que exista la obligación de demostrar su inocuidad antes de usarse para el consumo humano o industrial, pues las regulaciones europeas y de todos los paises lo permiten. La OMS advierte en su informe literalmente que  The vast majority of chemicals in current commercial use have not been tested at all” (la gran mayoría de los químicos de uso comercial actual no han sido probados en absoluto) (2)…preocupante e intolerable que nuestros gobernantes hagan la vista gorda.

Importancia de los disruptores endocrinos y comportamientos especiales que los diferencian de otros tóxicos.

Existen una serie de factores que hacen a todas estas sustancias disruptoras tan peligrosa. Muchos datos han aparecido en los últimos 10-20años (1):
  1. Edad: la edad en la que estamos en contacto con estas sustancias influye sustancialmente en su capacidad para producir efectos secundarios. Las épocas más sensibles son aquellas en que el cuerpo está en desarrollo y la actividad metabólica y endocrina es mayor, es decir el desarrollo fetal (la mas crítica con diferencia), los dos primeros años de vida y los años de desarrollo puberal, aprox entre los 8-13 años en niñas y 9-16 años en niños. Exposiciones de días o pocas semanas en el feto pueden tener efectos graves en el desarrollo de un determinado órgano. Existen una serie de periodos ventana en los cuales el feto es más sensible a los EDCs y en los que se afectan más unos órganos que otros, podéis verlo en la figura 1.
    Figura 1: periodos ventana sensibles en el desarrollo fetal. Fuente OMS

    Los adultos estamos “relativamente más protegidos” debido a que nuestro crecimiento es menor, aunque exposiciones continuas diarias mantenidas varios años pueden ser igual de perjudiciales, especialmente par el desarrollo de diabetes, obesidad, trastornos inmunitarios y cánceres hormonodependientes.

  2. Tiempo de latencia: una característica típica del los EDCs es el tiempo que tardan en verse sus efectos entre la exposición y la aparición de enfermedades relacionadas, sobre todo en las exposiciones durante la gestación. Veamos la figura 2
    Figura 2: Periodos de latencia enre exposición y aparición de los efectos. Fuente OMS

    Como vemos la exposición intrauterina a EDCs puede ocasionar efectos que aparezcan ya en el nacimiento, o bien a lo largo de la infancia, la pubertad, la edad adulta o incluso en la vejez, de ahí la dificultad para monitorizar mediante estudios a corto plazo los efectos sobre los humanos de los mismos. Para especies con ciclos vitales más cortos, los efectos están claramente establecidos mediante estudios de laboratorio y observacionales de poblaciones naturales expuestas a EDCs y al observar las consecuencias de eliminarlos de su entorno (recuperación de poblaciones, mejora fertilidad, disminución de malformaciones y tumores etc etc)(2)

  3. Potenciación de efectos por contaminación con múltiples disruptores: hace 10 años no se sabía que los disruptores endocrinos podían sumar sus efectos unos con otros. Se consideraba que si no se sobrepasaba una cantidad, no afectaban a la salud. Pero nuestro cuerpo actúa como una “sopa química” en el que se mezclan pequeñas dosis de múltiples sustancias con efectos hormonales y/o tóxicos. Sus efectos no son sumativos, sino exponenciales, por lo que niveles individuales que hasta hoy se consideraban inocuos, dejan de serlo al mezclarse con otros en el cuerpo. La industria cumple con los límites legales en los productos pero no se tiene en cuenta que la exposición continúa a múltiples sustancias a niveles permitidos, tienen un efecto más tóxico que la misma cantidad de todas ellas pero de sólo una sustancia (efectos aditivos, sinérgicos o “efecto cocktel”)
  4. Dinámica de dosis: Para muchas sustancias no existe una relación lineal entre dosis y efecto. A veces dosis más bajas pueden ser más perjudiciales que las más altas, siendo muy difícil establecer umbrales de seguridad de los mismos, por lo que debería de prohibirse su uso por completo de todas aquellas que tengan este comportamiento.
  5. Efecto transgeneracional y epigenético: actualmente sabemos que algunos efectos de los disruptores endocrinos se trasmiten a la siguientes generaciones a través de mecanismos epigenéticos desconocidos hace 15-20 años y de lo que hablaremos ampliamente en otra entrada. ¿Cómo puede un tóxico provocar efectos en mi cuerpo que se transmitan a otra generación si no están en mi código genético ? Ya lo veremos….mientras tanto, podeis leer esta entrada

¿Qué dice la ciencia sobre de los disrruptores hormonales ?

A principios de 2013, hace ahora sólo un año, la OMS publicó su documento “El estado de la ciencia sobre Disruptores Endocrinos” Hormonales” que podéis consultar eneste enlace. Se trata de una actualización de un documento publicado 10 años antes en 2002 en el que se ha ampliado considerablemente el número de sustancias disruptoras endocrinas y sus efectos conocidos. En el de 2002 se centraban básicamente en pesticidas y algunos pocos compuestos persistentes y bioacumulativos (POPs; PCBs, DDTs, PCDFs/PCDD. Muchos de ellos fueron usados entre los años 30-70 y hoy en día están prohibidos, pero a pesar de ello continúan estando presentes en el medio ambiente y en la cadena alimentaria debido a que se degradan lentamente y se acumulan en la grasa de los animales terrestres y marinos. En el nuevo documento, la OMS alerta de que existen muchas más sustancias con efecto disruptor endocrino que antes no conocíamos y que superan en cantidad y distribución a los de 2002, como por ejemplo muchos de los pesticidas de uso actual que sustituyeron a los más tóxicos y bioacumulativos DDT /DDE. Los más importantes los podemos encontrar en los siguientes productos:
  1. Pesticidas de uso habitual (atrazina y vinclozolin actualmente prohibidos en Europa, proclozar, mancozeb y carbendazin y otros), insecticidas de uso doméstico o biocidas (3) como los organofosforados diclorvos, diazinon, dimetoato, los piretroides sintéticos (confirmados bifentrina, cihalotrina, deltametrina, resmetrina y como posibles la bioaletrina, cipermetrina, fenothrin, fenvalerato, fluvalinato, y permetrina)
  2. Cosméticos, cremas, perfumes, desodorantes, productos para el pelo, geles, champús, pasta de dientes contienen entre otros conservantes como parabenos, fragancias como galaxolide, solventes en desodorantes y productos para el pelo como los cyclic-methyl-siloxanos (cyclomethicone), bactericidas (triclosan)….
  3. Plásticos
    1. Ftalatos (4): aportan flexibilizad a los plásticos, y los encontramos en el PVC de films para envolver alimentos, coches, material medico, juguetes o tetinas de biberón, algunos utensilios de cocina e incluso en algunas siliconas. Impermeabilizan muebles, materiales plasticos para suelos, envases y algunas ropas. También sirven de disolventes pudiendo utilizarse en la fabricación de lacas de uñas, barnices, lubricantes, repelentes insectos, adhesivos, celulosa, caucho, tintas de impresión, fijadores de perfumes, cosméticos, jabones.
    2. Bisfenol A: aportan, entre otras cosas dureza y resistencia al calor a los plásticos. Los encontramos en recubrimiento interno de latas, recipientes y envases de comida plastificados, recipientes de plástico y biberones de policarbonato y otros plásticos, envases recubiertos de resinas epoxi (prohibido ya en algunos países pues existen alternativas sin Bisfenol que ya se usan en algunos países como Japón), recibos de impresión térmica de supermecados, datafonos y cajeros. Algunos supermercados  ya los usan libres de bisfenol. Si eres cajera/o pregunta a tu encargado y si estas embarazada y se usa papel con Bisfenol evita estar en caja. Francia acaba de anunciar que prohibirá el Bisfenol en los tickets de supermercado este año (5)
  4. Restos de anabolizantes (ya sean para engordar ganado o para hombres asiduos a gimnasios), restos de medicamentos como anticonceptivos, inductores de la ovulación de tratamientos de fertilidad o antidepresivos inhibidores de la recaptación de serotonina, en especial la fluoxetina por su larga vida media.
  5. Metales pesados como el plomo, arsénico, mercurio o cadmio, que además de su efecto tóxico per se, actúan también disruptores endocrinos. Sobre todo los adquirimos al comer grasas de animales que comen animales (pescados depredadores, ver contenido de mercurio en pescados y embarazo más adelante) o beber aguas contaminadas por metales pesados.
  6. Alquitenoles/nonilfenoles: se usan en la fabricación de agentes tensoactivos (detergentes), emulsionantes, dispersantes o humefactantes, por ejemplo en detergentes de la ropa. También como plastificantes y estabilizadores de la luz ultravioleta en plásticos (4)
  7. Sustancias perfluororadas: existen muchos y tienen múltiples usos. Ya vimos en laentrada sobre la seguridad del teflon y otros recubrimientos antiadherentes de las sartenes, como uno de ellos, el PFOA se usa todavía por algunas marcas para su fabricación y para otros muchos procesos industriales. En general también se usan en superficies antimanchas de alfombras, pinturtas y textiles y algunas espumas contra incendios (4).
  8. Piroretardantes bromados: son productos ignífugos que se usan en la construcción y sobre otras superficies para evitar que ardan o retardar su combustión. Algunos muebles y objetos decorativos llevan también aplicados una capa retardantes de llamas que pueden pasar al polvo domésticos. Según el informe de la OMS (2), se han encontrado altas concentraciones de estos disruptores en el polvo doméstico de casas con muebles que los llevan, por lo que consideran que en esos casos, los niños están especialmente puestos a las mismas por jugar en el suelo y llevarse las manos y las cosas continuamente a la boca. Pero no entréis en pánico madres, no creo que la mayoría de nuestras casas los tengan, dejadles jugar y gatear en el suelo pues ya vimos lo importante que es dejarles que ellos solos vayan ejercitándose libremente en la entrada sobre psicomotricidad y gateo. Sólo mantened la casa limpia sin usar productos tóxicos y que jueguen en superficies que puedan ser lavadas, sacudidas o aspiradas con regularidad.
  9. La e-basura, es decir los electrodomésticos, móviles, televisores, chips, ordenadores etc etc no reciclada correctamente es una fuente importante de disrruptores, sobre todo metales pesados,  aditivos de plásticos y retardantes de llamas, que están contaminando ríos y animales especialmente a países en desarrollo y llegan a nosotros por la cadena alimenticia.
En general la mayoría de los nuevos disruptores endocrinos descritos son menos persistente y bioacumulativos que los antiguos ya prohibidos, y algunos se eliminan fácilmente por el cuerpo, como el Bisfenol A (4-8 horas), pero debido a que podemos estar continuamente en contacto con ellos, tienen el mismo peligro que el contacto intermitente con los bioacumulativos. No todos los productos citados contienen EDCs pues hay empresas que comienzan a eliminarlos de sus productos voluntariamente y algunos están prohibidos en la UE. Infórmate en las etiquetas.
Los humanos adquirimos los disruptores endocrinos o sus precursores a través de la inhalación de partículas, ingesta de comida y agua contaminados, o a través de la piel por contacto (cosméticos y exposiciones laborales a pesticidas etc). La cantidad con la que contactamos a diario varía mucho dependiendo de los hábitos individuales de comida y los lugares en que se vive o trabaja.

¿Qué consecuencias tiene el contacto continuado en adultos o intermitente en los periodos sensibles con disruptores hormonales?

Existe mucha falta de información sobre los efectos en humanos de los EDCs, pero las evidencias están bastante documentadas en poblaciones animales naturales, en el medio ambientes y en algunos estudios de laboratorio con modelos animales para sustancias individuales. Existe una ausencia total de estudios que evalúen los efectos de mezclas de sustancias en humanos, que es lo que ocurre en la vida real. Algunos ejemplo (2):
  • En especies animales, tendencia a la feminización de las poblaciones (mayor número de crías femeninas) de peces, reducción de la fertilidad de casi todas las especies y reducción de sus poblaciones que se recuperan al eliminar los EDCs responsables.
  • Según el informe de la OMS (2), los pesticidas de uso actual se han relacionado en trabajadores expuestos a los mismos con el cáncer de mama, cáncer de próstata, cáncer de tiroides, reducción de fertilidad en hombres y déficit de atención en niños de embarazadas trabajadoras.
  • Disminución del número espermatozoides y por tanto de fertilidad de hombres, también disminución de la fertilidad en mujeres.
  • Malformaciones congénitas (sobre todo genitales) como criptorquidea (los testículos no bajan de las ingles), las hipospadias o la reducción distancia anogenital.
  • Contaminantes comunes como los PCBs, retardantes bromados, ftalatos, bisfenol A y las sustancias perfluoradas se asocian a niveles disminuidos de hormonas tiroideas en humanos.
  • A los disruptores endocrinos en general se les considera, según el mismo informe, sospechosos de ser en parte responsables de:
    • Aumento de cánceres hormondependientes como mama, endometrio, ovario, próstata, testículo o tiroides.
    • Adelanto de la pubertad y el desarrollo de las mamás en niñas, lo cual es un factor de riesgo del cáncer de mama.
    • Endometriosis y fibromas uterinos (miomas), sindrome de ovario poliquisticos, obesidad, diabetes, síndrome metabólico.
    • Enfermedad de Alzheimer.
  • Trastornos inmunitarios: existe una conexión muy estrecha entre el sistema endocrino y el inmunológico como hemos visto al hablar sobre psiconeuroinmunología. Cada vez está más clara la conexión entre disruptores endocrinos y el aumento de trastornos del sistema inmunitario. Los EDCs pueden ser potencialmente responsables de enfermedades como comoel asma, las alergias, las enfermedades tiroideas autoinmunes (muchos hipotiroidismos en mujeres lo son), endometriosis, trastornos de los huesos y cánceres del sistema inmunitario (2). Existen bastantes datos en animales de experimentación que lo confirman, sobre todo los PCBs, los pesticidas organoclorados, alquifenoles, la atrazina, los Ftalatos y el Bisfenol A(como ya vimos, los dos últimos muy presentes en plásticos).
Algunos efectos están claramente establecidos sobre todo en exposiciones laborales a pesticidas o a trabajadores en industrias de químicos disruptores. Para el resto no existen muchos estudios que los evalúen en humanos, por lo tanto de momento son sospechas por efectos vistos en animales, que han de ser confirmadas. Pensad en la dificultad de relacionar exposiciones fetales con efectos que aparezcan al cabo de 20 o 30 años. Se necesitan estudios especifícamente diseñados para ello que pueden tardar 20 años en tener resultados. Los mismo efectos observados en animales si se tratara de medicamentos, serian suficientes para no permitir su uso, al menos en embarazadas, por lo que por prudencia, debería de haber una restricción drástica de su uso.

Disruptores endocrinos ¿Hay que preocuparse o es una alarma exagerada?

Escribí esta entrada con la idea de dar unos simples consejos para evitar la exposición, pero conforme iba buscando más información y encontraba documentos de fuentes tan fiables y cautas como la OMS, artículos de revistas de endocrinología  y sociedades de salud pública (no hablo ya de grupos ambientalistas u ONG ecologistas que hay que decir que llevan años advirtiendo de esta situación sin que se les haga mucho caso), me he dado cuenta de que la situación es mucho más grave de lo que me imaginaba. Evitar al 100% la exposición es hoy en día imposible, así que no nos obsesionemos demasiado, entendería que lo hiciérais porque yo he pasado unos días preparando la entrada observándolo todo, pero la obsesión por evitar tóxicos puede ser igual de malo que no preocuparse en absoluto. La mente es poderosa y puede hacernos tener síntomas por creer estar en contacto con tóxicos, sin que nada tengan que ver los síntomas con ellos. Ocurre mucho en las personas diagnosticadas de hipersensibilidad química múltiple, las obsesión por estar pendientes de todos los químicos que les rodean les hace empeorar. El objetivo ha de ser intentar reducir al máximo nuestra exposición mediante estos consejos.

¿Qué podemos hacer para reducir la cantidad de disruptores con los que estamos en contacto?

  1. Usa envases y tapers de cristal o cerámica siempre que sea posible y evitar los hechos con plásticos de cloruro de polivinilo o PVC, poliestireno y policarbonato. Los puedes dentificar con los números y siglas 3 (PVC), 6 (PS) y 7 (PC) respectivamente en la base del recipiente. Sobre todo si vas a almacenar comidas o líquidos (y más si son para niños), pues a mayor tiempo de contacto más probabilidad de que exista migración de sustancias al alimento. Hay que evitar poner liquidos o comidas calientes dentro de recipientes de plástico o calentarlos en el microondas, tomar cafés y tes en vasos de plástico o papel recubierto de resinas o plasticos, platos de comida precocinados compradas en envases plastificados o de plástico sobre todo si fueron envasados en caliente. Para tapar restos de comida no uses film transparente que entre en contacto con la comida, mejor una plato o un recipiente de cristal o cerámica con tapa que no contacte con la comida si es de plástico.
  2. Los plásticos más seguros son los codificados con número 1 (PET) y 2 (HDPE). También los 4 (LDPE) y 5 PP, aunque a nivel medioambiental emiten tóxicos al eliminarse. (Habrá una entrada solo de plásticos como complemento). Incluso con estos plásticos, evita siempre que se caliente su contenido (el agua olvidada en el coche tírala) y reutilizarlos varias veces, especialmente con agua del grifo que tiende a descomponer los polímeros más fácilmente. Evita utensilios, platos, vasos, tazas y cubiertos de plástico. Así además reducimos los residuos que generamos y la posibilidad de que pasen a la cadena alimentaria por una incorrecta eliminación.
    Plásticos más seguros y plásticos a evitar en contacto con alimentos.Fotografia blogdefarmacia.com
  3. Utiliza para tus hijos sólo biberones, tetinas y chupetes que especifiquen libres de Bisfenol A, en Europa están prohibidos desde hace un par de años, pero cuidado con los que vienen de paises con menos controles o si los compramos fuera de la UE. Evita los líquidos calientes en biberones de plástico aunque estén libres de bisfenol A por precaución. Yo os recomiendo sin duda los de cristal mientras seáis vosotros los que alimentáis al bebé.
  4. Evitar consumir diariamente latas de refrescos o de conservas.
  5. Al menos los productos de uso diario de higiene y cosmética (crema hidratante, crema solar, pasta de dientes, aftershaves y maquillaje), utilízalos libres de disruptores (para julio tendré preparada una entrada sobre cosmética segura). Puedes empezar por desechar parabenosaunque cuidado con las alternativas, a  veces se sustituyen por otros químicos menos conocidos por los consumidores para promocionarse libres de parabenos sin que sean menos perjudiciales. Yo usaríaproductos con certificado ECOCERTPara reducir el uso de cremas solares, evitaría ir a la playa durante las horas máxima intensidad, iría con sombrilla, con sombrero o gorra y ropa que te cubra la piel de forma holgada. Los productos que se quedan en contacto con la piel todo el día son los más importantes. Es probable que los geles, jabones o cremas de afeitar no estén el suficiente tiempo en contacto como para penetrar a graves de la piel si son bien aclarados.
  6. Figua 5: Top 10 de los alimentos con más disruptores. Fuente guia comida disruptora PAN-Europe y Fundación vivo sano 

    Consume productos de agricultura y ganadería ecológica para reducir la exposición a pesticidas. No sólo por los beneficios que no aportan a nosotros, sino también para reducir la cantidad de pesticidas que se aportan al medio ambiente y que entran en la cadena alimentaria volviendo a nosotros de forma indirecta a través de otros alimentos. Sé que son más caros que los productos ordinarios, pero comienzan a bajar de precio debido a que cada vez hay más demanda, y pequeños gestos entre todos pueden producir grandes efectos. Os propongo comprar al menos un par de productos siempre ecológicos, los que usáis cada día o que aportan más disruptores. Por ejemplo una comida al día sin disruptores comprando la leche, los cereales, el pan, y los huevos (ya vimos como reconocerlos en esta entrada)Como verduras y frutas, la lechuga, los tomates, los pepinos y las manzanas fueron los alimento más contaminado encontrado en un estudio de PAN-Europe (Pesticide Action Network) y que además solemos comer cada día. Podéis ver el listado completo en la guia de comida disruptora editada por ellos y la fundación vivo sano y más abajo en la figura 5. Las mujeres embarazadas y niños deberían consumir siempre alimentos ecológicos. Si no lo son, al menos lávalos bien y pela los productos que lo permitan (manzanas, pepinos, tomates, peras…). Los alimentos ecológicos son la solución definitiva al problema de los pesticidas.

  7. Evita los alimentos ricos en grasas animales pues es donde mayoritariamente se acumulan los disruptores endocrinos. Especialmente desaconsejados son los de animales que se encuentran en la parte alta de la cadena alimentaria, los animales que comen animales, sobre todo los peces que comen peces, pues van acumulando los disruptores que contienen las especies que han comido a lo largo de la vida.Ecologistas en acción ha editado una guía con los nombres de los peces con más contenido en mercurio  declarados normalmente por la UE, y que incluyen el mero, el pez espada, el cazón, el tiburón, la caballa, el atún y los langostinos, y que los desaconsejo durante el embarazo, tanto yo como muchas sociedades médicas y de seguridad alimentaria como la FDA(6) o la Generalitat de Cataluña (7). Come mejor merluza, bacalao, salmón o sardinas o peces pequeños. Para un listado más amplio de pescados consulta el documento sobre Mercurio en el pescado de la Fundacion Vivo sano.
  8. Evita insecticidas para jardines e interior, sobre todo pulverizarlos desprotegidos ojos, nariz y boca, y piel. Nunca usar dentro de casa. Utiliza mejor trampas sin tóxicos como las de feromonas. Si los usas, sobre todo en aerosol o spray, cúbrete ojos y la boca con gafas, mascarillas, usa guantes y después lávate bien.
  9. Los tickets de supermercados, datáfonos y cajeros, tíralos, no los guardes ni los dejes por casa al alcance de tus hijos mientras no se elimine el bisfenol de ellos.
  10. En el agua del grifo persisten muchos de los disruptores dependiendo del método usado para su depuración municipal. Las dosis oscilan del orden de nanogramos a microgramos por litro, por lo que son muy muy bajos y en general no pienso que sea una fuente significativa de disruptores en España (no en otros países). En aguas de ríos contaminados o cerca de industrias, los niveles pueden ser muchísimo más altos, por eso en ciudades que se abastecen de ríos cercanos a industrias creo que es preferible el agua mineral embotellada, aunque sea en plásticos 1-2. Otro día hablaremos de cual es le mejor método para consumir agua.
  11. En embarazadas, mujeres que buscan quedarse embarazadas, primeros 2 años de vida y pubertad, deberíamos extremar las precauciones y evitar también la exposición ocasional. Por un día no pasa nada, pero en el desarrollo embrionario, 1 o 2 semanas aisladas pueden tener efectos significativos por los periodos ventana sensibles para cada órgano. Sin obsesión. Llevamos años expuestos a estos tóxicos y no se ven efectos en todas las personas.

Para adultos y adultas no embarazadas, una exposición ocasional a disruptores no debería suponer ningún efecto significativo para la salud, no te agobies en intentar cumplirlo todo. Por ejemplo si un dia o dos te poner cremas solares con disruptores, o te tomas un café takeaway, una cena con latas de conserva, un taper de vez en cuando o por error bebes agua de una botella que se quedó en el coche no pasará nada. Pero cuidado, es fácil quehoy por aquí, mañana por allí, pasado por acá, estemos diariamente tomando cantidades significativas de alguno de estos tóxicos, y es continuada día tras día a una mezcla de múltiples agentes disruptores, los efectos serán significativos a largo plazo.

La solución definitiva pasa por las personas que elegimos para que nos gobiernen

Nuestros hábitos de vida y nuestro tipo de alimentación condicionan gran parte de los disruptores con los que entramos en contacto, pero la medida que se ha demostrado más eficaz para reducir la exposición, es la regulación y prohibición de su uso por los gobiernos, y su sustitución por sustancias que hayan demostrado su inocuidad (no por otras que no hayan sido tampoco estudiadas, pues si no, el remedio puede ser peor que la enfermedad). La SESPAS Sociedad Española de Salud Pública y Administraciones Sanitarias ha expresado públicamente su preocupación y la necesidad de tomar medidas urgentes para controlar todos estos productos y lo ha comunicado al ministerio de sanidad español según Diario Médico (4). No estamos hablando de ninguna tontería. Francia acaba de presentar el pasado dia 29 de abril su estrategia nacional contra los disruptores endocrinos (5) y eliminará el bisfenol A de los tickets de los supermercados y losftalatos de los juguetes, es poco pero es un paso, pero en un mercado libre europeo, las regulaciones han de ser para todos los países.

El 80% de las políticas medioambientales se deciden en Europa. Por eso de cara a las elecciones europeas del 25 mayo estaría bien que los partidos más sensibilizados con el medio ambiente y la salud pública tuvieran una mayor representación. Tradicionalmente los partidos más conservadores como el PP se han mostrado claramente poco sensibles con la ecología y la salud medioambiental. Los más establecidos en el sistema como PP y PSOEtienen vínculos indirectos en mayor o menor medida con empresas y lobbies de muchas industrias como vemos a diario en las noticias con las puertas giratorias (petrolíferas, químicas, energéticas no renovables…). Por eso, aprovecho para pedir el voto a partidos ecologistas o sensibilizados con el medio ambiente. Tenemos a EQUO, liderado por el ex director de Greenpeace España Juan López Uralde (@juralde) e Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV), como representantes en España del Partido Verde Europeo, entre todos podemos cambiar Europa, vota verde Los necesitamos por nuestra seguridad alimentaria y por una Europa más social.

Iniciativa per Catalunya Verds en Cataluña y EQUO en el resto de España
son los representantes del Partido Verde Europeo en España
Por último, este blog debido a su enfoque dirigido a promover la salud de los lectores y su compromiso con el medio ambiente, apoya a PAN-Europe y se adhiere a la campaña EDC-Free-Europe (Europa libre de Disruptores endocrinos) (@EDCfreeÚnete tu también en este enlace.
¿Te ha gustado? Puedes compartir con los botones sociales y dejar tus comentarios al final de la entrada.
Puedes seguirme en          
Os dejo dos vídeos, el primero aparece el Dr. Nicolás Olea, Catedrático de Medicna Interna de la Universida de Granada, pionero en España y referente mundial del estudio de los disruptores endocrinos y del que ya escuché una conferencia sobre este tema en un congreso de medicina de familia en Valencia por el año 2008. Es corto, merece la pena verlo.
El segundo es el documental “Homo-Tóxicus”emitido en La noche temática de TVE ente año, es bastante más largo y un poco más sensacionalista pero en la misma linea.

Disruptores endocrinos conocidos o con alta sospecha de serlo hasta hoy según la OMS 2013

Contaminantes orgánicos persistentes (POPs)
PCDDs/PCDFs, PCBs, HCB, PFOSPBDEs, PBBs, Chlordane, Mirex, Toxaphene, DDT/DDE, Lindane, Endosulfan
Otros químicos persistentes y bioacumulativos
HBCDD, SCCP, PFCAs (e.g. PFOA), Octachlorostyrene, PCB methylsulfones
2. Químicos menos persistentes y bioacumulativos que 1
Plastificantes y otros aditivos en materiales y objetos
Ésteres de Phthalatos  (DEHP, BBP, DBP, DiNP), Triphenyl phosphate, Bis(2-ethylhexyl) adipate, n-Butylbenzene, Triclocarban, Butylated hydroxyanisole
Químicos aromáticos policíclicos (PACs) incluido los PAHs
Benzo(a)pyrene, Benzo(a)anthracene, Pyrene, Anthracene
Químicos halogenados fenólicos (HPCs)
2,4-Dichlorophenol , Pentachlorophenol, Hydroxy-PCBs, Hydroxy- PBDEs, Tetrabromobisphenol A, 2,4,6-Tribromophenol,
Quimicos fenolicos no halogenados (Non-HPCs)
Bisphenol A, Bisphenol F, Bisphenol S, Nonylphenol, Octylphenol, Resorcinol
Pesticidas, medicamentos e ingresdientes de productos de  cuidado personal
Pesticidas de uso actual  
2,4-D, Atrazine, Carbaryl, Malathion, Mancozeb, Vinclozolin, Procloraz, Procymidone, Chlorpyrifos, Fenitrothion, Linuron
Medicamentos, hormonas anabolizantes , e ingredientes de productos de cuidado personal
Endocrine active (e.g. Diethylstilbestrol, Ethinylestradiol, Tamoxifen,Levonorgestrel), Selective serotonin reuptake inhibitors (SSRIs; e.g. Fluoxetine), Flutamide, 4-Methylbenzylidene camphor, Octyl-methoxycinnamate, Parabens,Cyclic methyl siloxanes(D4, D5,D6), Galaxolide, 3-Benzylidene camphor
Otros químicos
Metales pesados yquímicos organometálicos
Arsenic, Cadmium, Lead, Mercury, Methylmercury, Tributyltin, Triphenyltin
Hormonas Naturales
17β-Estradiol, Estrone, Testosterone
Fitoestrogenos
Isoflavones (e.g. Genistein, Daidzein), Coumestans (e.g. Coumestrol), Mycotoxins (e.g. Zearalenone), Prenylflavonoids (e.g. 8-prenylnaringenin)
Clasificación de sustancias con actividad disruptores endocrinos (EDCs) conocida ocon alta. En negrita los mas importantes. Fuente OMS http://www.who.int/iris/bitstream/10665/78101/1/9789241505031_eng.pdf

Referencias

Más información

  1. LA EXPOSICION A DISRUPTORES ENDOCRINOS Nicolás Olea Laboratorio de Investigaciones Médicas Hospital Clínico. Universidad de Granada www.istas.net/ma/decops/NOlea.pdf
  2. Pesticide Action Network Europe (PAN-Europe)
  3. EDC-free europe. Europa libre de disruptores endocrinos
  4. Fundación Vivo sano
  5. Mercurio en el pescado. Fundacion Vivo sano. Esquema orientativo