Celiaquía ¿Una celiaquía sin diagnosticar está impidiendo que seas madre?

La celiaquía es una enfermedad aún llena de interrogantes y asociaciones misteriosas. Varios estudios clínicos han señalado que, cuando está sin diagnosticar ni tratar, la celiaquía puede causar problemas de fertilidad, sobre todo entre las mujeres, sin que haya un consenso sobre los motivos.

Antes de explicar las hipótesis que se barajan, conviene aclarar que la relación entre celiaquía e infertilidad existe, pero no es ni mucho menos espectacular. Las investigaciones solo han podido detectar que la intolerancia al gluten era entre un 2,5 y un 3,5% más frecuente entre las mujeres con problemas de fertilidad de origen desconocido que entre aquellas con una salud reproductiva normal.

La celiaquía sin diagnosticar parece tener un impacto significativo sobre todo en la gestación. Algunos estudios han calculado que el riesgo de aborto natural es hasta 9 veces mayor entre las mujeres con intolerancia al gluten que siguen consumiéndolo, y que el riesgo de un parto prematuro u otras causas del bajo peso al nacer era seis veces más alto entre estas mujeres.

¿Por qué ocurre?

Lo más plausible es que estos problemas estén causados por déficits nutricionales. Los daños en las vellosidades intestinales que sufren las personas con celiaquía que comen alimentos con gluten dificultan la absorción de nutrientes como el ácido fólico (vitamina B), el hierro, el zinc y el selenio, todos ellos esenciales para una correcta salud reproductiva en general y la formación de la placenta en particular.

No obstante, algunos estudios no han encontrado una relación clara entre los problemas nutricionales y el riesgo de aborto natural, y achacan los problemas a los anticuerpos que segrega el organismo para “defenderse” del gluten, que pueden tener un impacto negativo en las primeras etapas del embarazo, o a los pequeños desajustes hormonales que experimentan.

Las mujeres con celiaquía pueden ver reducida su edad fértil porque tienden a experimentar más tarde su primera menstruación y adelantar la menopausia. Esto puede estar relacionado con la alteración de los niveles hormonales o conproblemas de fertilidad derivados de su peso: el índice de masa corporal de las mujeres con celiaquía sin diagnosticar suele ser bastante menor de lo normal.

Además, otras circunstancias asociadas a la enfermedad celiaca (reducción del deseo sexual o posponer la decisión de ser madres mientras no aclaren el origen de sus síntomas) pueden influir en algunos casos.

También un problema de hombres

Los varones con celiaquía sin diagnosticar también suelen tener problemas reproductivos, aunque son menos frecuentes que entre las mujeres. Además de la la impotencia y la pérdida de libido, la calidad de su esperma parece resentirse: sobre todo, su movilidad, a causa de los mismos problemas nutricionales que hemos mencionado cuando hablábamos de la infertilidad femenina.

¿Qué hacer?

Es muy recomendable que comentes a tu médico la posibilidad de realizarte los test de la celiaquía si no hay causa conocida para tus problemas de fertilidad, tienes amenorrea (interrupción de los periodos) o has sufrido a lo largo de los años varios abortos naturales sin motivo aparente. En cualquiera de esos casos, hay una buena posibilidad de que la intolerancia al gluten esté detrás del trastorno.

Si las pruebas arrojan un resultado positivo y te diagnostican celiaquía, puede ser el principio de grandes noticias. El tratamiento a base de una dieta sin gluten puede revertir tus problemas de fertilidad (en Internet encontrarás abundantes testimonios de mujeres que dieron a luz sin problemas después de largos años de esterilidad que nadie podía explicar) y podrás concebir sin problemas. El pan que traiga debajo del brazo, eso sí, será sin gluten.

FUENTE