Una mujer quintuplica el riesgo de desarrollar endometriosis si su hermana padece la enfermedad, según un estudio publicado en Reynir Geirsson, del Hospital Nacional Universitario de Islandia, que se publica en el último número de “Human Reproduction”. Incluso tener una prima con endometriosis eleva las posibilidades de una mujer de padecerla en un 50 por ciento.
Se trata del primer trabajo que analiza la frecuencia de la endometriosis en una población y que demuestra el aumento de la tendencia a desarrollar la enfermedad entre parientes que no son de primer grado.
Por ello, aporta evidencias de un importante componente genético de la endometriosis, además de un único marco de identificación de genes clave involucrados.
Grupo de riesgo
Los autores del estudio tienen como objetivo emplear la nueva información para desarrollar análisis de ADN que sirvan para identificar mujeres en situación de riesgo, de forma que se puedan aplicar tratamientos precoces, antes de la intervención quirúrgica.
Se revisaron las historias clínicas de 750 mujeres que habían tenido un diagnóstico quirúrgico de endometriosis entre 1981 y 1993 y se valoró la relación familiar.
Geirsson ha resaltado la importancia del trabajo, ya que las hermanas comparten la mitad de su genoma y las primas un 12,5 por ciento del genoma. También se ha demostrado que la endometriosis se puede transmitir tanto por la vía materna como por la paterna.
(Human Reproduction 2002; 17: 555-559).